Por: Cristian Vanegas


Antes que nada, pregúntate a ti mismo ¿tienes la suficiente cantidad de fotografías impactantes para crear tu portafolio? Haciendo un análisis general de tu trabajo, lograrás encontrar la respuesta. A partir de ahí entramos a analizar una por una.

¿Cómo elegir tus fotografías?

Primero pensemos en la herramienta que usaremos para categorizar nuestras fotografías. Lo ideal sería utilizar Lightroom, una herramienta profesional que Adobe a puesto a disposición que, más allá de permitirnos revelar nuestras imágenes, también nos permite categorizar tus fotografías.

Teniendo ya la herramienta, lo primero que hay que tener en cuenta es la especialidad en la cual mejor te desempeñas. Es verdad que existen fotógrafos versátiles que pueden trabajar en muchas especialidades, pero si este no es tu caso, lo mejor es priorizar aquellas que manejas a la perfección y que en verdad te apasionan. Si ya elegiste, entonces ya has logrado descartar una gran cantidad de fotografías.

En Lightroom tienes la posibilidad de calificar tus fotografías por estrellas. Crea un sistema basado en estrellas y califica una a una. Digamos que tres es aceptable y cinco son perfectas para tu portafolio. No descartes del todo las de tres estrellas, pues estas podrían ser un buen aditivo para tu portafolio.

Crea pilas de tus fotografías

A partir de Lightroom 4 puedes apilar tus fotografías similares o que contengan un mismo tema. Supongamos que, por ejemplo, eres especialista en retratos. No todos los retratos son iguales, ni cuentan con la misma exigencia técnica y, en definitiva, no es lo mismo un retrato de una mujer, que el de un hombre, un niño, niña, o un animal.

Teniendo en cuenta las diferencias y similitudes apila tus fotografías, para que de este modo sea más fácil elegir. ¿Por qué hacerlo? Si un cliente interesado en, por ejemplo, fotografía de moda, ve tu portafolio, va a analizar no solo tu técnica, sino en cómo puedes adaptarte a distintos estilos. En conclusión, elegir fotografías distintas entre sí, de una misma categoría, te permite mostrarte como un fotógrafo más variado en cuanto a conceptos visuales.

Apilar las fotografías te permite entonces elegir, de cada una de las mini categorías, las mejores fotos para, ahora sí, crear tu portafolio.

En el portafolio, separa por secciones

Ya sea físico o digital, en el portafolio es importante separar tus fotos por categorías. Primero piensa en la especialidad, luego las similitudes y divide en subcategorías. Si es una serie, ésta por sí sola es una subcategoría.

Otras subcategorías a explorar, dependiendo de tu especialidad, son: género, ubicación geoespacial, concepto, historia, por las marcas a las cuales le trabajaste (si es marca de renombre, te ayudará a posicionarte). Eso sí, recuerda no pasarte de 6 subcategorías, ya que sería engorroso para el cliente revisar tanto contenido. Si sacaste más de 6 subcategorías, vuelve a hacer el ejercicio y re agrupa, hasta que sientas que ya tienes todo solucionado.

Un consejo: si tienes fotos a color y a blanco y negro en una misma categoría, agrúpalas y evita que el orden de las fotos sea intercaladas.

Por último recuerda: tu portafolio habla de ti y lo haces tú, pero quien lo ve es tu posible cliente, así que piensa más en lo que a él le gustaría ver.

.

 Me Gusta la Fotografía    Me gusta el cine  Clases Gratis

Haz parte de nuestra comunidad

boton-preinscripcion-2015

Preinscríbete a este curso y pronto
nos pondremos en contacto contigo

boton-porque-estudiar-2015

Descubre por qué somos la mejor opción
para estudiar cine y fotografía en Colombia

boton-facilidad-pago-2015

Estudiar cine y fotografía será mucho
más fácil, con la financiación de SUFI Crédito

Leave a Reply