Sorprende, encanta, conecta y marca la diferencia

Quentin Tarantino ha sido considerado por décadas como uno de los reyes del cine, no solo porque sus películas resulten siendo un gran éxito, sino porque además tiene la increíble capacidad de lograr que sus espectadores siempre reconozcan sus cintas sin importar el giro inesperado que les dé a sus géneros cinematográficos. 

Tarantino ha innovado en varias de sus producciones, sin embargo, el resultado siempre es el mismo: sorprende, encanta, conecta, y marca la diferencia. Es reconocido por detalles como escribir los guiones a mano, creer irreversiblemente en el uso del celuloide como benéfico en sus producciones, mostrar su fetichismo por los pies femeninos en cada cinta, y por supuesto, los baños en sangre que no pueden faltar.

La mayoría de fans del cine de Tarantino aman la forma en la que el director usa la violencia en sus películas para atrapar al espectador y dejarlo inmóvil, pues según el mismo Tarantino, para él es indispensable mostrar altas cantidades de sangre, para conectar con el cinéfilo y que se sienta parte de la violencia real que expresan sus películas, pero siempre de forma artística.

Sin embargo, pese a que muchos alaben cintas como: Reservoir Dogs, Pulp Fiction, Jackie Brown, Kill Bill, entre muchas otras, estas también han recibido fuertes críticas por la forma en que el director lleva a cabo sus cintas. Pero lejos de importarle, Quentin siempre ha asegurado que su forma de hacer cine se basa en puro entretenimiento y no intenta jugar un papel educativo en él, le gusta que la violencia se entienda como lo que es. 

Por supuesto, este no es el único talento del director de cine, pues él no solo juega con los anteriores recursos, sino que, además, sus películas se han caracterizado por sus magníficas direcciones de arte, sus musicalizaciones siempre conectadas con la historia, y su distintiva forma de narrar los sucesos de las películas, rompiendo el orden lineal y dándole un giro al tiempo.

Probablemente hayas oído de algunas de sus famosas películas, pero solo si realmente te has sentado a analizarlas, entenderás porque sus fans logran reconocerlas en comparación con otras. Además, la dirección de arte de las producciones de Quentin, juega en ellas un papel fundamental, pues él literalmente busca narrar con objetos, solo con moverlos un poco en cada escena, apropiar la paleta de colores o generar un cambio propicio de ambientación, resulta creando magia y contando mucho sin necesidad de decirlo.

Ese es el caso de la película “Bastardos sin gloria”, en la que, además de muchas cosas de calidad, permite hacer un análisis completo frente al juego comunicativo al que invita con la decoración de las escenas, el vestuario de sus personajes, la iluminación, la utilería, y todos los elementos de los que hace uso para resultar siempre, inspirando a nuevos cinéfilos.

Entonces resulta inquietante la forma en que Tarantino ha llevado su carrera. Sus direcciones de arte son impecables, cuidadosas y pensadas. La musicalización de sus películas denota la misma importancia que cualquier otro tipo de recurso. Los guiones siempre están formados por diálogos rápidos, con ritmo, un lenguaje coloquial y agresivo. Y a cada una de sus producciones les añade toques muy propios, como, por ejemplo: la extraña aparición de personajes de unas películas en otras, que si bien, puede parecer un detalle irrelevante, son precisamente pequeños detalles que han hecho que Quentin sea el importante director que es actualmente.

Redacción por: Geraldin Guevara.

Cursos y Talleres de Cine y Fotografía

Más Información

¿Por qué estudiar con nosotros?

Conócenos