Este es un tema muy oportuno, teniendo en cuenta que los fotógrafos, para proteger sus obras, deciden incrustar créditos en sus imágenes. Y si, con la cantidad de información y viralización de la misma en la web, resulta más que necesario.

Sin embargo, muchos de los fotógrafos no tienen en cuenta ciertos aspectos al momento de incrustar sus créditos, lo que hace que sus imágenes pierdan estética. Por esa razón, aquí te damos algunos tips.

Tipografía

Este es sin duda uno de los aspectos en la cual pecan más los fotógrafos. ¿Sabías que la tipografía se estudia como maestría? Pues así de complicado resulta el asunto, así que no te sientas tan mal. Sin embargo, esto no evita que puedas entenderlas un poco más.

No vamos a entrar en detalles, pero las tipografías se clasifican en cuatro grupos: con serifas (romanas antiguas, modernas y egipcias), sin serifas (geométricas, neo-grotescas, humanistas), cursivas (gestuales, caligráficas y góticas) y decorativas (por construcción, deformación, tratamiento superficial, adjunción o sustitución, entre otras). Sobre esta clasificación, te recomendamos revisar más a fondo en este PDF.

Es bueno que conozcas un poco sobre la clasificación, porque aquí va el primer tip: usa una tipografía que tenga que ver con lo que haces. Por ejemplo, la elección de una buena cursiva puede ser muy acorde para la firma de un fotógrafo de matrimonios, pero no tendría mucho sentido para un fotógrafo avant-garde.

Si en la firma usas dos tipografías, procura realizar una buena combinación de familias fotográficas, y que no sea más o tu firma quedará todo un “Frankenstein tipográfico”.

Por último, si te cuesta decidir, elige una tipografía sencilla y de fácil lecturabilidad. Se recomiendan las dos primeras (con serifas y sin serifas), se debe tener especial cuidado con las cursivas, ya que pueden ser confusas, y con las decorativas se debe pensar dos veces antes de usarlas, ya que estas suelen cansar la visión de quien las lee si la utilizas en todo tu nombre, aunque en un seudónimo o abreviación pueden funcionar.

Si aun así no sabes cuál elegir, consúltale a un amigo diseñador gráfico o industrial. Por lo pronto, te recomendamos DaFont, un banco de fuentes que puedes consultar.

Logos

Los logos son una buena herramienta para identificar. Hay bancos en la web que te venden el logo que elijas, por si no tienes capacidades creativas en esa área. Lo que debes tener claro es que este debe definirte como fotógrafo y que quien lo vea entienda la referencia.

Si lo mezclas con una tipografía, ten en cuenta que sea acorde al logo que elegiste. Ademas debes elegir qué imagen quieres dar: si una clásica, una moderna o tener un poco de ambas. Este último consejo tenlo presente tanto para elegir un logo como para la tipografía elegida.

Como último consejo, deja el logo y la tipografía monocromático y juega con tonalidades blancas, negras o grises. Puedes jugar con otros colores, pero deben ser muy sutiles. Recuerda que tu intención es que las personas se fijen en la foto primero y después se pregunten quien la hizo, y no al revés. Por esa razón, evita colores fuertes como el rojo, ya que además de llamar demasiado la atención, podría cansar al espectador si, además, no contrasta muy bien con la fotografía.

Diagramación

Aquí prima algo importante que te resulta muy familiar: composición. En este tema debes ser un experto, y sin embargo a muchos fotógrafos se les pasa, quizás porque su sentido de la estética en relación al espacio lo dejan exclusivamente para las fotografías.

A partir de la composición de la imagen, empieza a jugar con tu firma. Aquí lo que prima es dejar la fotografía sin mucha intervención, por lo que lo primero que debes hacer es identificar los puntos de interés de tu fotografía. A partir de ahí, debes pensar en no intervenir con ellos, o estarías arruinando la imagen.

Sitios seguros recomendables son las esquinas, siendo los más usados a la izquierda o derecha de la parte de debajo de la fotografía. Si tienes espacios negativos, no los interrumpas, ya que estos son parte de la composición. Pero si deseas hacerlo, no lo acapares, pues resultaría restándole importancia a la imagen.

Por último, si lo que quieres es rellenar la imagen de créditos al estilo Shutterstock, procura que sean transparentes y que no resulten molestas. Aunque no es lo recomendable, es totalmente válido hacerlo.

Recomendamos revisar a Getty Images como referencia, son un buen ejemplo de cómo hacer un buen uso de los créditos sin intervenir tanto la fotografía.

 Me Gusta la Fotografía    Me gusta el cine  Clases Gratis

Cursos y Talleres de Cine y Fotografía

Más Información

Leave a Reply