Los conocedores de cine damos por hecho que todo el mundo sabe cómo está conformada una producción cinematográfica. El que no sabe tanto, piensa que un film está conformado por un camarógrafo, un director, un grupo de actores y alguien que edita todo ese desorden que fue grabado.

Así que hoy hablaremos del equipo que conforma una producción cinematográfica. ¡Te sorprenderá el número de profesionales que hacen falta para dar vida a una simple idea y que esta llegue a la gran pantalla!

Para iniciar hablaremos del primer paso en una producción:

La pre producción:

Ésta es la etapa de preparación y planificación previa a la filmación de las escenas y tiene dos grandes protagonistas.

El guionista:

Es la persona encargada de escribir el guión, pensando siempre cómo se llevará todo a la gran pantalla. Un guionista tiene conocimientos cinematográficos amplios, pero también debe tener conocimientos en escritura, puesto que algunos guiones son tan complejos y detallados como una novela. Los mejores guiones son los que pueden transmitir a través de los diálogos, las motivaciones y personalidades de sus protagonistas; a veces escritos desde cero o basándose en algún otro material, ya sea un libro, cómic u otro guión de cine. A partir de aquí empieza la planificación del film, pues se inicia la búsqueda de actores y de las locaciones.

El productor:

En ocasiones se piensa que es la persona que tiene el dinero para financiar una película, pero su trabajo es mucho más complejo. Es la persona o grupo de personas encargadas de gestionar y administrar cómo se hará un proyecto cinematográfico.

El productor ejecutivo (por lo general es dueño de los derechos de una película) tiene la responsabilidad de cuidar muy bien su inversión. Por lo tanto, también es el encargado de buscar a otros productores que quieran invertir en su proyecto, una vez conformado este grupo de productores se crean delegaciones como las que vemos en los créditos de la películas como: el productor, el director de producción, el productor ejecutivo y jefe de producción – Cabe destacar, que toda esta actividad la podría desarrollar una sola persona, si el proyecto es de bajo presupuesto. –

El verdadero trabajo de un productor empieza cuando el guión llega a sus manos, en ese momento se decide cuánto dinero se va a invertir, qué director se va a contratar, qué permisos se deben obtener para rodar en alguna locación y se inicia la búsqueda del equipo técnico y los equipos a utilizar.

En pocas palabras podemos decir que el productor o los productores son los que administran el dinero invertido y deciden qué se puede y qué no se puede hacer durante el rodaje de la cinta. Además, es una figura permanente en todas las etapas del proyecto.

Cuando el guión está listo, los contratos firmados, los permisos solicitados y el dinero fluyendo, es el momento del segundo paso:

 El Rodaje

En esta etapa es donde encontramos al director en su silla, cámaras rodando, ¡sonido, luces y acción!

En pocas palabras aquí se encuentra la mayor parte del equipo técnico y artístico que son:

El director de fotografía

Al principio es normal pensar que el director de fotografía es el camarógrafo o por lo menos el jefe de los camarógrafos, pero su trabajo es mucho más complejo. Es el encargado del desarrollo artístico de la imagen, es decir, dependiendo del tono que le quiera dar el director a la película, el director de fotografía trabaja la iluminación, los colores, las texturas y planifica los encuadres del metraje antes de grabar.

Está persona trabaja codo a codo con el director durante todas las etapas de producción e incluso puede retocar la imagen en post producción (de esto hablaremos más adelante) Luego de realizar toda la planeación con el director, cuenta a su disposición con un grupo de operadores y asistentes de cámara.

El director de sonido

Este personaje no tiene tanta complicación, como dice su nombre, es el encargado de la música y el sonido de la película. Entre sus responsabilidades, la más importantes es determinar cómo va a influir el sonido en el rodaje, teniendo en cuenta las exigencias del director.

Tiene a su cargo un grupo de técnicos de sonido entre los que destacan: el sonidista, que se encarga de que los equipos estén en pleno funcionamiento y el compositor, que es el encargado de la banda sonora.

Al igual que el director de fotografía, el director de sonido trabaja en post producción, aparte de editar lo registrado en el rodaje, también trabaja con los técnicos de foley, o efectos de sala (son aquellos que graban sonidos faltantes o ficticios, como por ejemplo los golpes).

El director de arte

Es la persona que decide cómo se verán los personajes, las escenografías y ambientes en la película, según lo que pida el director. Es uno de los trabajos más arduos e importantes del rodaje, ya que sin ellos sería imposible creer lo que vemos. El director de arte cuenta con un grupo de profesionales encargados del diseño de vestuarios, maquillaje y los efectos especiales prácticos.

Los actores

Son la cara visible de la película, los encargados de interpretar a los personajes del guión para convencer y emocionar al público. Además de esto, tienen una preparación previa a la película que implica un trabajo muy fuerte. Deben aprender de memoria sus líneas, asistir a los ensayos, crear la química necesaria con sus compañeros, adiestrarse en algo dependiendo de lo que diga el guión, en ocasiones, cambiar su aspecto físico, entre otras.

El director

Es quien dirige todo el rodaje y participa en cada una de las etapas de la producción. Puede hacer diversas actividades, desde las correcciones del guión, la elección de los actores hasta la edición. Es quien tiene el trabajo más fuerte de todos, ya que, también tiene que negociar con los productores qué se puede hacer y qué no, prepara a los actores y está con el resto del equipo antes de empezar a rodar.

Es en la etapa del rodaje donde se refleja mejor su trabajo: él decide como se verá la película en la gran pantalla, cómo será su estética, el color y los movimientos de cámara, también coordina y supervisa el trabajo de todos los profesionales que participan en la producción. En conclusión, todo pasa por él.

Una característica clave de un buen director es tener claro cómo será toda la película antes de empezar a grabarla.

Finalmente, llegamos al último paso en la realización de una producción cinematográfica,

La post producción

En esta etapa se trabaja con todo el material grabado, se afinan los detalles, se retocan los errores, los colores y la iluminación. Aunque muchos profesionales terminan su trabajo aquí, la post producción está a cargo de un gran protagonista:

El editor

Es el encargado principal del montaje de la película. Selecciona el material y lo une, según el orden y la lógica determinada por el director. Es quien decide cuando una escena corta y pasa a otra, por lo tanto, debe tener una gran preparación y un gran criterio artístico, pues gracias al editor podemos apreciar las emociones que los actores o una situación trasmiten.

Está etapa no puede concluir sin nombrar a algunos profesionales que también terminan su trabajo aquí: los técnicos de efectos digitales, la gente de foley que termina de grabar los audios faltantes, los especialistas en color, algunos expertos en pasar el film a digital, entre otras tantas personas que ayudan a darle los últimos toques a la película.

Una vez lista, el director le muestra la película a los productores para su aprobación, de ser aprobada, ellos se encargan de la distribución y la publicidad.

Podemos concluir diciendo que, una película se da por el desarrollo de un trabajo en equipo conformado por diferentes profesionales al mando de un director y bajo la supervisión de los productores; podríamos decir que si alguno falla en su trabajo o no desarrolla bien su papel puede afectar el resultado final de la cinta.

Al saber todo el trabajo que hay detrás de una película, como cinéfilos podemos apreciar aún más alguna obra y también podremos diferenciar entre un buen trabajo y un trabajo mediocre.

Leave a Reply